PARACELSO

PARACELSO
PARACELSO

Philippus Aureolus Theophrastus Paracelsus Bombastus von Hohenheim, “Paracelso”

Casi nada el nombre de nuestro ilustre protagonista. Pues bien el nombre ya apuntaba a una personalidad extemporánea. Un hombre avanzado a su época, pero inclasificable por su enorme capacidad de abarcar campos que parecían inconexos.

El hecho de que figure entre aquellos que han contribuido a los cuidados de las personas ostomizadas es por que tenemos constancia de que  “se declaró convencido de estos anos artificiales frente a cualquier otra técnica de manipulación de las asas intestinales lesionadas”. No, nos os creáis que es poco, si habéis leído el post anterior en el que hablamos de Praxagoras de Cos que vivió hacia los años 340 antes de cristo, han de pasar todos estos años para que  volvamos a leer algo en referencia a los “anos artificiales”.

PARACELSO
PARACELSO

Que fuera Paracelso el que lo haga no tiene nada fuera de lo normal en una personalidad tan peculiar como debía de ser la suya. Alabado y denostado por igual era capaz de genera filias y fobias como pocas veces se ha conseguido a lo largo de la historia. Si os parece y como no tenemos muchas más referencias a como encaraba el tema de las ostomias podemos hacer un pequeño repaso por como se acerco al conocimiento y como le imprimió su propia personalidad:

Su lápida lo recuerda así: “Aquí yace Felipe Teofrasto Bombast von Hohenheim. Famoso doctor en Medicina que curó toda clase de heridas; la lepra, la gota, la hidropesía y otras varias enfermedades del cuerpo, con ciencia maravillosa”.

Paracelso es un ápodo que viene a significar “el que se parece”; lógicamente ya habréis deducido que deseaba parecerse a Celso, enciclopedista romano, médico y autor de  los ocho libros “De Medicina”

Sus contemporáneos llegaron a decir de él que:

“vivía como un cerdo, parecía un boyero, encontraba su mayor disfrute en compañía de la chusma más baja y disoluta, y a lo largo de su gloriosa vida estuvo, en general, borracho”.

Sin embargo para sus alumnos fue “el monarca noble y amado”, “el Hermes alemán” y “nuestro querido preceptor y rey de las artes”.

Creador de la palabra espagiria: “separar para volver a reunir de una forma nueva” 

Quizás lo que más sorprenda de Paracelso y que demuestra su marcada personalidad era su constante búsqueda del conocimiento, que le llevó a un viaje de más de 12 años recorriendo  Europa,  llegó hasta Moscú, de allí, descendiendo a través de Kiev por los Balcanes, llegó al Asia Menor y a Egipto.

Creía firmemente que existía un gran conocimiento fruto de la experiencia, os voy a poner una cita que lo va a resumir mucho mejor que yo:

 Comadronas, curanderos, nigromantes, barberos, pastores y campesinos saben muchas cosas que aparentemente no han sido tomadas en consideración por los doctores eruditos. Los barberos, los médicos del pueblo, saben el arte de curar, no a merced de los libros sino a través de la luz de la naturaleza o por la tradición procedente de los antiguos magos.

Es probable que su padre influyera sobremanera en esta manera de percibir el conocimiento y de llegar al aprendizaje. Su padre médico de profesión le llevaba con el a visitar a los enfermos desde la temprana edad de seis años. Sí, se relacionaba igual con los humildes campesinos, los duros hombres de las minas, los valientes  caballeros, o los eruditos monjes vecinos al pueblo donde se fueron a residir, después del temprano fallecimiento de la muerte de su madre, cuando paracelso contaba con tan solo ocho años.

PARACELSO
PARACELSO

Es una PERSONALIDAD inabarcable la de Paracelso de una sabiduría multidisciplinaria propia de los genios. Pero este post tan solo pretende rendir cumplido reconocimiento a quien en aquella época reparo en ¨nuestros anos artificiales¨. Quizás la mejor manera de definirle- si es que se puede- la tengamos en sus propias palabras, estas las pronunció en la Universidad de Basilea donde tras ser contratado como profesor publicó un programa revolucionario que decía así:  “No vamos a seguir las enseñanzas de los viejos maestros, sino la observación de la naturaleza, confirmada por una larga práctica y experiencia. ¿Quién ignora que la mayor parte de los médicos dan falsos pasos en perjuicio de sus enfermos? Y esto sólo por atenerse a las palabras de Hipócrates, Galeno, Avicena y otros. Lo que el médico necesita es el conocimiento de la naturaleza y de sus secretos. Yo comentaré, por lo tanto, cotidianamente, durante dos horas en público y con gran diligencia para provecho de mi auditorio, el contenido de los libros de medicina interna y cirugía práctica y teórica, de los cuales yo mismo soy autor. No he escrito estos libros como muchas otras personas repitiendo lo que han dicho Hipócrates o Galeno, sino que los he creado basándome en mi experiencia, que es la máxima maestra de todas las cosas. Y lo demostraré, no con las palabras de las autoridades, sino mediante experimentos y consideraciones razonables. Si vosotros, queridos lectores míos, sentís el afán de entrar en estos secretos divinos, si alguno quiere aprender en breve tiempo toda la medicina, que venga a Basilea a visitarme y encontrará todavía más de lo que puedo decir con palabras. Para explicarme con mayor claridad indicaré, como ejemplo, que no creo en el dogma de los humores con el que los antiguos explican equivocadamente todas las enfermedades; pues únicamente una mínima parte de los médicos de hoy tiene un conocimiento más exacto de las enfermedades, de sus causas y de sus días críticos. Prohíbo hacer juicios superficiales sobre Teofrasto antes de haberlo oído. Que Dios os guarde y os haga comprender benévolamente la reforma de la medicina. Basilea, día 5 de junio de 1527.

PARACELSO
PARACELSO

Como podéis imaginar toda una personalidad. Me dejo muchas cosas en el tintero, pero es que el post empieza a tener una duración que para que las cosas.

Si queréis comentar algo, añadir, o lo que os parezca a continuación tenéis los comentarios. Un beso para tod@s.

 

Disclaimer:

Este blog esta realizado solo con carácter informativo. Cualquier idea y/o interpretación que usted pueda obtener del mismo debe ser puesta en conocimiento de su médico y/o estomaterapeuta. Soy una persona ostomizada y con carácter general en este blog se expondrán algunas vivencias personales.

Recuerde este tipo de situaciones no tienen por que ser igual en todas las personas. Consulte usted con los profesionales médicos cualquier duda o apreciación que tenga al respecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.